[Con intención de reactivar la economía y la marca España andamos en reformas. Disculpen si le desahuciamos, expropiamos o simplemente le jodemos. Mientras seguiremos hablando..]

23.7.12

El síndrome post-aborto: una mentira repetida mil veces...

El Ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, ha comentado en una entrevista en La Razón que

"No entiendo que se desproteja al concebido, permitiendo el aborto, por el hecho de que tenga algún tipo de minusvalía o de malformación"

Adelantando que el Ministerio que él dirige cambiará la ley del aborto para que el aborto por malformaciones no sea un supuesto válido. La opinión de los que escribimos este blog al respecto del aborto y temas adyacentes (más o menos instrumentalizados) ya la dejamos clara en el post "Un aborto con el médico vestido de payaso" (uno de mis artículos favoritos de nuestro blog), pero quería aprovechar las declaraciones del ministro de Justicia para anticiparme a uno de los argumentos más repetidos que se suelen utilizar por parte de los "provida" (está claro que los demás somos promuerteydestrucción) a la hora de limitar (o eliminar) el acceso de las mujeres a la realización de la interrupción voluntaria del embarazo... este argumento no es otro que el denominado "síndrome post-aborto" (post-abortion syndrome por si alguien quiere hacer una búsqueda de las fuentes originales que voy a citar).

Se supone que el síndrome post-aborto (de existir) serían las alteraciones de índole psicológica que aparecen en una mujer que ha pasado por un aborto. Dependiendo del medio (porque es un término más de medios de comunicación que de publicaciones científicas) consultado puede aparecer incluso años después del aborto (según una noticia de La Razón incluso décadas después, lo cual nos debería hacer dudar en lo relativo a alguno de los criterios de causalidad de Bradford-Hill).

Si se intenta hacer una búsqueda en Google Academics podemos ver que el artículo en español más citado proviene de la Clínica Universitaria de Navarra (aquí huele a conflicto de fe intereses). En cambio si la búsqueda la hacemos en inglés, el artículo que aparece como más citado se titula "The Myth of the abortion trauma syndrome" (JAMA, 1992) y comienza con la siguiente frase:

This is an article about a medical syndrome that does not exist // (Éste es un artículo acerca de un síndrome que no existe)
Esta insistencia en la no existencia del denominado síndrome post-aborto se puede encontrar también en publicaciones más divulgativas como la Wikipedia (Abortion and mental health), donde se comenta:

Despite the weight of medical opinio on the subject, some pro-life advocacy groups have continued to allege a link between abortion and mental-health problems. Some pro-life groups have used the term "post-abortion syndrome" to refer to negative psychological effects which they attribute to abortion. However, "post-abortion syndrome" is not recognized as an actual syndrome by any medical or psychological organization, and physiciand and pro-choice advocates have argued that the effort to popularize the idea of a "post-abortion syndrome" is a tactic used by pro-life advocates for political purposes. Some U.S. state legislatures have mandated that patients be told that abortion increases their risk of depression and suicide, despite the fact that such risks are not supported by the bulk of scientific literature (traducción al castellano)
En una búsqueda en la principal base de datos de artículos médicos, Pubmed, con el término "post-abortion syndrome" se obtienen tan solo 26 artículos, algunos de los cuales estamos comentando en este post.

Podría argumentarse que el artículo del JAMA data de 1992 y que desde entonces la relación entre el aborto y la psique humana ha cambiado radicalmente. En este caso estaría bien revisar esta publicación de la American Psychological Association (APA) denominada "Abortion and Mental Health" actualizada con datos de diciembre de 2009. Las ideas que parecen predominar en los informes de la APA podrían resumirse en:

  1. La existencia del síndrome post-aborto no se ha demostrado en ninguno de los estudios realizados, existiendo evidencia científica disponible como para poder posicionarse firmemente en la no existencia de dicho síndrome.
  2. Los factores que se han mostrado como más determinantes a la hora de predecir una respuesta psicológica negativa al embarazo serían: 1) Percepción de estigma, necesidad de guardarlo en secreto y bajo apoyo social para la toma de la decisión del aborto; 2) Historial previo de problemas de salud mental; 3) Factores personales tales como baja autoestima y uso de la evasión y la negación como estrategias de afrontamiento; 4) Características particulares del embarazoincluyendo el grado de compromiso de la mujer con el mismo.
A la vista de estas características no se podría afirmar que el "síndrome post-aborto" existiera como entidad patológica independiente y menos aún podría señalarse el aborto como agente causal (y digo CAUSAL, no CASUAL) de posibles problemas de salud mental que pudieran aparecer posteriormente, sino como un gatillo o "evento vital estresante" similar a los tipificados en la escala de Holmes. La gran mayoría de las fuentes consultadas coinciden en que el llamado síndrome post-aborto no es sino un constructo ideológico utilizado por los grupos pro-vida para argumentar en contra del aborto; un hecho que apoya esta idea es que cuanto mejor es el rigor metodológico de los estudios realizados menos probable es que ese estudio apoye la existencia de este síndrome (Contraception 2008)

Si alguien va a poner el grito en el cielo que lo haga en los comentarios, pero agradeceríamos que añadiera artículos científicos más allá de "mi prima la Yenni se pilló una depresión tó gorda después de que el Yona la preñara y tuvieran que abortar". Por respeto a la Yenni y a aquellos que pensamos que la salud reproductiva de las mujeres es un asunto lo suficientemente serio como para no sublimar en ella nuestras creencias religiosas/morales.

[Como complemento a este post está bien echar (h)ojear el informe del Ministerio de Sanidad "Interrupción Voluntaria del Embarazo" del cual hemos tenido conocimiento gracias a Taite Cortés]

Bibliografía utilizada:

  1. Stotland NL. The myth of the abortion trauma syndrome. JAMA. 1992;268(15):2078-2079 [disponible en: http://bit.ly/NYEZS8]
  2. Gómez Lavín C, Zapata García R. Categorización diagnóstica del síndrome post-aborto. Actas Esp Psiquiatr. 2005;33(4):267-272. [disponible en: http://bit.ly/NYFsUn]
  3. American Psychological Association. Mental Health and Abortion. 2010. [disponible en: http://bit.ly/NYGjo0]
  4. Dadlez EM, Andrews WL. Post-abortion syndrome: creating an affliction. Bioethics. 2010:24(49):445-452
  5. Charles VE, Polis CH, Sridhrada SK, Blum RW. Abortion and long-term mental health outcomes: a systematic review of the evidence. Contraception. 2008;78(6):436-450. 
  6. Wikipedia: Abortion and Mental Health.
  7. Xataka ciencia: Los criterios de causalidad de Bradford-Hill.
  8. La Razón: Alberto Ruiz-Gallardón "La malformación del feto no será ya un supuesto par abortar". 22 Julio 2012
  9. Conquero BV. El síndrome post-aborto se dispara. La Razón. 5 Julio 2011.

18 comentarios:

querolus dijo...

Pues mi prima la Yenni... Jajajaja... muy buen espanta-trolls...

Ahora en serio. Excelente post. Hay blogs que iluminan el camino y este, en cuanto a salud publica, familiar y comunitaria, es uno de lo mejor.

Jesus Polanco dijo...

todo los dia hay abortos
{Consulta Medico |salud|enfermedades}

Zaixe dijo...

Una pregunta, ¿hay estudios sobre como afecta a la psicología de las mujeres un embarazo no deseado que se ve obligada a llevar a término? ¿Y de si afecta esto posteriormente la relación madre-hijo?

Enrique Piriz dijo...

La interrupción voluntaria del embarazo no está en lso planes de Dios, asi como las UCIs neonatales ni los neuropediatra ni por supuesto las ayudas a la dependencia.
El plan de los provida es que la madre dé a luz y luego dejar que la criatura muera en el paritorio, lo cual es, evidentemente, mucho menos traumatico para la madre y aún mas divertido que un aborto con el médico vestido de payaso.

qweqweqwe123123 dijo...

Me gustaría tener una explicación científica y médica sobre el aborto. Es una pregunta muy sencilla: ¿de qué especie es el ser vivo que es eliminado en el aborto? Gracias.

Misina dijo...

Qwe... La pregunta no es sencilla, es capciosa a más no poder. ¿Qué quieres que te contestemos? ¿Que es de la especie humana? ¿Para que luego nos digas que entonces es un asesinato? Se te ve el plumero a la legua... Seguro que te paseas orgulloso por las manifestaciones del foro de la familia pero no te importan tanto la vida de las personas que mueren en las pateras todos los días o las de las mujeres que son asesinadas por sus parejas... Anda Qwe, que nos estáis jodiendo la vida a todas y a mí ya se me está acabando la paciencia para discutir sobre según qué tonterías.
Gracias por el artículo.

Enrique Bengochea dijo...

Quienes defienden este síndrome (SPA), por ejemplo la página web "No más silencio", se da información abundante desde 1970 hasta ahora, sobre diversos estudios de trastornos negativos, sobre la salud mental y física, de las mujeres, luego de abortar.
De este artículo deduzco que no acepta la existencia del SPA como síndrome post traumático, pero no se pronuncia sobre la incidencia negativa mencionada, o aceptando dichos trastornos, aún así entiende faltan otros elementos para que se pueda hablar de un síndrome post traumático: ¿es así?

Enrique Bengochea dijo...

Quienes defienden este síndrome (SPA), por ejemplo la página web "No más silencio", se da información abundante desde 1970 hasta ahora, sobre diversos estudios de trastornos negativos, sobre la salud mental y física, de las mujeres, luego de abortar.
De este artículo deduzco que no acepta la existencia del SPA como síndrome post traumático, pero no se pronuncia sobre la incidencia negativa mencionada, o aceptando dichos trastornos, aún así entiende faltan otros elementos para que se pueda hablar de un síndrome post traumático:¿es así?

La Plataforma dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
anafalemanyblog dijo...

Tengo que disentir con el escritor del Blog. A pesar de la existencia de algunos documentos científicos en contra de la existencia de depresiones como consecuencia de la ejecución de un aborto, no creo que sean correctos. Al contrario de lo que parece deducirse de tu artículo, sí que existen fuentes médicas prestigiosas (el National Geographic, por ejemplo) que reconocen su existencia.
En todo momento histórico encontramos documentos reconocidos que certifican la moralidad de aquello que es rentable (y el aborto es un negocio triste, pero sorprendentemente rentable), no faltaron en el Apartheid, durante el antisemitismo, la esclavitud y tampoco ahora. Lejos de desacreditar todo documento científico al respecto, invito a desarrollar una búsqueda crítica. Ningún centro -no importa cuán prestigioso- puede modificar la verdad.
Con todo, considero que la verdadera discusión no es si existen o no traumas a consecuencia del aborto, sino en qué consiste éste. Quizá me equivoque, pero no creo que si todos conociésemos los métodos abortivos estuviésemos manteniendo esta discusión. No creo que nadie discuta que lo que se aborta está vivo, o que sea humano (su código genético desmiente la preocupante posibilidad de encontrar cualquier otro género de ser en un vientre humano). Si deseas evidencias científicas puedes consultar, por ejemplo, los testimonios de personas que sobrevivieron al aborto y han salido adelante. No faltaron opiniones que negaron su humanidad, pero ahí están.
Considero que el descubrimiento de lo que en realidad es un aborto es un motivo de peso para una depresión. Hablaría de casos que he conocido, pero no creo que te sirvieran ¿verdad? Supongo que no les darías crédito ni relevancia.
He notado que los partidarios de tu postura mantienen una actitud más bien agresiva. Tú pediste evidencias científicas; yo voy a pedir respeto, para los partidarios de una y otra visión. Que lo que intercambiemos sean argumentos y no insultos.

javierpadillab dijo...

Hola @anafalemanyblog,

Unas cuantas consideraciones a tu comentario:

1) La National Geographic no es ninguna "fuente médica prestigiosa" a tener en cuenta -salen fotos chulas, sí, pero ya-. Lo siento. Tampoco lo es el New York Times o Foreign Policy. Los artículos citados están publicados en revistas con revisión por pares, con su metodología y demás cosas revisadas y tal.
2) No sé si con la referencia al antisemitismo estás haciendo una incursión por la ley de Godwin, en cuyo caso te recuerdo que Hitler era antiabortista, dato que importa poco, pero no fui yo el que lo sacó a colación. Por otro lado, al igual que has hecho con el artículo de la National Geographic que en teoría dice lo que diga, no enlazas ni referencias nada, por lo que, como puedes comprender, no le daremos más credibilidad que las de unas palabras no referenciadas de un comentarista de un blog.
3) La búsqueda realizada está enlazada en el artículo... mucho más transparente no podemos hacerlo. Te aseguro que lo acrítico sería asumir la existencia de una entidad patológica más... total... otra... pero es que no cuela.
4) Dices "Si deseas evidencias científicas puedes consultar, por ejemplo, los testimonios de personas que sobrevivieron al aborto y han salido adelante"; de aquí deduzco que a) No sabes el significado de "evidencia científica" al asimilarlo a la experiencia/anécdota y 2) No sabes el concepto de "aborto", porque sobrevivir a él es como decir "sobrevivir al suicidio" o "sobrevivir a la muerte"... no cuadra.
5) Puedes considerar lo que quieras, pero eso no deja de ser una opinión tuya, por lo que no resulta un aval válido para que cambiemos ninguna opinión. Además, como no aportas ningún texto en absoluto tampoco nos dejas ver la solidez de tus fuentes.
6) En ningún momento hemos contestado con violencia o insultos, así que te pediría que no adoptases un papel victimista.

Un saludo, una vez comenzada la conversación ahora esperamos los argumentos.

Adrastea_Quiesce dijo...

Por supuesto que existen depresiones a raíz de abortos. Pero siguiendo el razonamiento de anafalemanyblog , como también existen (y muchas más) depresiones a causa del paro, entonces el paro es un síndrome. Existen también depresiones secundarias a ser el único punki en un pueblo pequeño, por lo que supongo que anafalemanyblog querrá describir el "síndrome del único punki en un pueblo pequeño", y así indefinidamente. Afortunadamente, y por aquello de no psiquiatrizarlo todo (aún más), tenemos a bien describir los cuadros depresivos secundarios a _______ (rellene con evento estresante)como reacciones/trastornos adaptativos o depresiones reactivas; donde lo relevante no es el estresor sino la reacción al mismo. De una depresión reactiva a un aborto, lo relevante es como la mujer deprimida elabora esos sentimientos, no el hecho estresante en sí. Sea dicho además, que esos cuadros se producen tanto después de algunos abortos, como después de muchos partos forzados. Y esto nos lleva a concluir que:
- los psiquiatras estamos para ayudar al que sufre, no para poner etiquetas al sufrimiento que sirvan para coartarle derechos a una persona capaz, hagan el favor de dejar de utilizarnos como excusa, si van a forzar partos tengan la (poca) decencia de hacerlo sin invocarnos
- si tanto les preocupan los trastornos adaptativos, pónganse a prenderle fuego a bancos, que va a tener mucho más impacto en la salud mental poblacional

anafanjulalemany2013 dijo...

Buenos días, javierpadillab
Me halaga que respondieras mi comentario, he recabado alguna información más, por si te ayuda. Entre otras, sobre fuentes médicas y documentos al respecto, copio los links al final (en el segundo comentario, me pasé del número de palabras permitidas en uno).
Si no incluí referencias antes es precisamente porque sólo exponía mi opinión. Creí que si de veras te interesaba el tema no tendrías dificultad en encontrar los artículos a los que aludía. Sin embargo, citaré al final de mi comentario.
Por otra parte, me gustaría aclarar algunos de los argumentos que quizá no expuse con suficiente claridad antes:
En primer lugar, con la referencia al antisemitismo, el apartheid o la esclavitud me refería a que existieron –en cada una de esas épocas- documentos que certificaban “científicamente” la no humanidad de determinados seres humanos. Por eso me confundió un poco tu referencia a Hitler, aunque coincido contigo, su opinión pinta poco aquí.
Quería ejemplificar que no basta que un artículo verse sobre ciencia para que sea correcto. Por eso demostrar la veracidad de una fuente a partir de que aparece en la búsqueda de Google no me parece válido: Google muestra igual las opiniones equivocadas que las verdaderas. Seguro que hay en él multitud de artículos defendiendo alguna opinión con la que no estés de acuerdo.
Por eso, con la necesidad de ser crítico no me refería a una búsqueda en Google en favor de la transparencia, ni a la existencia de una “entidad patológica” sino sencillamente a que no toda la información que recoge en internet es cierta, ni toda está completamente expuesta en un artículo. Entre los artículos hay unos cuantos que defienden una posición distinta a los que tú citas, pego los links al final.
Para aclarar a lo que me refería al pedir respeto: algunos comentarios desvirtuaban otras opiniones simplemente por afirmar que son “tonterías” o denominaban al tuyo “espantatrolls”. A lo que me refería es a que me parece más enriquecedor que debatamos sobre los argumentos, no sobre los comentadores.
Otra aclaración: sobre los supervivientes al aborto. Al hacer referencia a la supervivencia al aborto como evidencia científica me refería no a la anécdota, sino al hecho –certificable empíricamente, sobre los que se funda la ciencia- de que existen seres humanos de los que se negó su humanidad y que evidentemente, lo eran. Y que, de hecho, sobrevivieron.
Explico cómo es posible la supervivencia a un aborto. El aborto es la interrupción de un embarazó en curso. Pese a que pueden ser naturales, en este caso me refería a la interrupción deliberada del mismo. Se han dado casos en los que la interrupción no acaba con la vida del feto, por ejemplo, en el caso de Gianna Jessen, en que se aplicó una inyección salina en el vientre de su madre. Normalmente, esto hubiese implicado su muerte, pero el bebé nació vivo y salió adelante. No es su historia lo que me parece esclarecedor en este caso, sino el hecho de algo que no se consideraba humano demostró serlo.
Por otra parte, me extraña que en tu interés por encontrar resultados científicos desvirtúes algunos estudios sólo porque no compartes la creencia del que los presenta –como con la Universidad de Navarra- o porque cuenten con revisión con pares –que, creo, fomenta precisamente la objetividad y el contraste-. ¿No crees que sería mucho más interesante debatir sobre los argumentos que sostienen? De otra forma no los rebates; los ignoras.
Sin embargo, si leyeses los artículos que adjunto o los suyos y encontrases puntos rebatibles, me encantaría leer sobre ello.
Gracias por tu atención,

anafanjulalemany2013 dijo...


En cuanto al comentario de Adastrea, siento que opines así. El principal argumento provida no se basa en el sufrimiento de la madre, sino en el asesinato del feto. El objetivo no es forzar partos; el parto es la consecuencia natural, el objetivo es evitar la vulneración de los derechos del hijo nonato. Precisamente, evitar que se coarte el derecho más básico: el derecho a la vida. Creo que el hecho de que aún no haya nacido no hace que tenga menos dignidad que su madre, ni que la vulneración de sus derechos sea menos grave. La posibilidad de la depresión no es una excusa para ejemplificar sus consecuencias, es un aliciente para tratar de evitarlo.
No es el “trastorno adaptativo” lo que más me preocupa, sino la muerte de un ser inocente.

Algunas referencias:
1. La revista científica "Psiquiatría y Neurociencias Clínicas" publicó en Junio de 2013 un importante estudio sobre las consecuencias psiquiátricas y psicológicas del aborto en las mujeres, titulado "Aborto y salud mental posterior: revisión de la literatura". En él analizaba todos los estudios científicos publicados desde 1995, que evaluó la salud psicológica y psiquiátrica de las mujeres que habían tenido un aborto, en comparación con aquellas que o bien habían dado a luz a un bebé o habían tenido un aborto involuntario.
2. Puedes leer a Jérôme Lejeune. Presenta gran cantidad de argumentos. Te paso un link por si no encuentras ninguno, aunque es muy largo, hay algunos muy buenos. http://www.sedin.org/propesp/X0114_03.htm
3. Del síndrome post-aborto: http://www.mujeryaborto.com/archivospdf/postaborto.pdf
4. Sobre otros casos de bebés abortados que sobrevivieron:
http://www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=8541
http://www.aciprensa.com/noticias/diario-devela-mentalidad-eugenesica-tras-caso-de-bebe-que-sobrevivio-a-aborto-en-italia/#.Utarj9LuKa4
http://www.connuestroperu.com/index.php?option=com_content&task=view&id=10679
http://www.aciprensa.com/noticias/investigan-caso-de-bebe-que-sobrevivio-a-un-aborto-en-italia/
5. El profesor David Fergusson , hizo un estudio sobre el aborto
Fergusson, que se declara ateo y partidario del aborto, dice que él ha sido el primer sorprendido por los resultados, pero que hubiera sido una grave "irresponsabilidad científica" no publicarlos
Según un estudio neozelandés publicado en el "Journal of Child Psychology and Psychiatry", cuando una mujer joven aborta incrementa significativamente el riesgo de padecer problemas mentales. Según los investigadores, el 42% de las mujeres que se habían sometido a un aborto antes de los 25 años experimentaron una depresión en los cuatro años siguientes.
El estudio (1) está dirigido por David Fergusson, psicólogo y epidemiólogo. Los datos del estudio están tomados del seguimiento de una cohorte de 1.265 niños desde que nacieron en Christchurch (Nueva Zelanda) en 1977. Los investigadores comprobaron que el 41% de las mujeres que permanecían en la cohorte habían quedado embarazadas antes de cumplir 25 años y que el 14,6% habían abortado.
Aquellas que habían abortado tenían una tasa significativamente mayor de problemas mentales. Esa tasa del 42% de depresiones casi duplica la de las mujeres de la misma edad que nunca han estado embarazadas y es un 35% más que las que decidieron seguir adelante con el embarazo. Otros problemas detectados, aparte de la depresión, son ansiedad, tendencia suicidas y abuso de alcohol o drogas.

anafanjulalemany2013 dijo...

Fergusson, que se declara ateo y partidario del aborto, dice que él ha sido el primer sorprendido por los resultados, pero que hubiera sido una grave "irresponsabilidad científica" no publicarlos, a pesar de que pudieran provocar controversia. "Por hacer un paralelismo, si hubiéramos descubierto un efecto secundario negativo de un medicamento, tendríamos la obligación ética de publicarlo", dice. No obstante, no ha sido fácil: "Tuvimos que acudir a cuatro publicaciones, lo cual es insólito pues normalmente aceptan nuestros estudios a la primera", afirma el profesor ("The New Zealand Herald", 5-01-2006).
Al parecer, es frecuente que los investigadores que trabajan en la relación entre aborto y salud mental tengan una perspectiva favorable a la vida y sean acusados de llegar a conclusiones basadas en "pruebas poco sólidas o en sus creencias religiosas". "Nadie puede acusarme de eso –dice Fergusson–; estoy a favor del aborto pero es probable que haya revelado unos datos que favorezcan la perspectiva pro-vida. No actúo al dictado de intereses ideológicos: hago lo científicamente posible con un problema difícil".

javierpadillab dijo...

@anafanjulalemanyblog
No entiendes el concepto de "síndrome".
Los hombres cuya esposa fallece tienen un riesgo aumentado de morir en los siguientes 12 meses, pero NO hemos definido el "síndrome de la esposa muerta".
Estudia lo que es un síndrome y después hablamos, porque la bibliografía que aportas SOLO dice que el aborto se trata de un acontecimiento vital estresante, exactamente lo mismo que dice nuestro post.

[si quieres bibliografía sobre taxonomía médica para estudiar lo que es un síndrome te la aportaremos gustosamente].

Dalia dijo...

@anafanjulalemanyblog

Te agradecería, ya que pides tanto respeto, que se debata y demás, que dejases de usar (como tanta otra gente) el término "asesinato" cuando quieres hablar de un aborto. Porque si no gran parte del mundo vamos a seguir usando la palabra "tontería", por no decir otras, ante opiniones como ésa.

No digo que dejes de defender tu opinión pero es una de las palabras más violentas y ofensivas usadas cuando se habla de este tema. Creo que por muy en contra que estés de ello, las mujeres que han abortado no deben aguantar cosas como ésta, ni de ti, ni de nadie. Que dejen de tener ya un dedo señalándolas constantemente, por favor.

Defiende tu opinión si quieres, pero no te conviertas en un motivo más para ese supuesto "síndrome postaborto".


Gracias por el artículo.

Daniel Rodri­guez dijo...

Si no entiendo mal la entrada, lo que está diciendo es que no existe el síndrome post-aborto, pero el aborto es un factor de riesgo para desarrollar depresión o ataques de ansiedad, ¿no?