[Con intención de reactivar la economía y la marca España andamos en reformas. Disculpen si le desahuciamos, expropiamos o simplemente le jodemos. Mientras seguiremos hablando..]

9.4.13

Salvados: o cómo asquearse por culpa del corporativismo.

El domingo hubo un programa de "Salvados" sobre la industria farmacéutica (se puede ver aquí); tenemos medio preparado un artículo sobre el gasto farmacéutico en España para matizar algunas cosas que se afirmaron en el programa y que podrían no ser del todo ciertas, pero hemos tenido que aplazarlo tras ver las reacciones que el programa provocó en ciertos sectores de médicos.

El periódico (¿?) "redacción médica" ha tenido a bien sacar un editorial (maravillosa forma de que nadie tenga que firmarlo) con el título "Condenados por 'Salvados'" donde dicen maravillas como:


Hacer referencia al término talibán es una suerte de Ley de Godwin de la incultura y pobreza léxica que no hace sino poner la guinda a un artículo que bien agradecerá el patrón que dota a Redacción Médica de lo que los que jugamos a ser científicos llamamos "conflictos de interés" (si no ponen un mísero -nunca vino mejor el término- autor, menos un conflicto de intereses que nos haga entender mejor la opinión del medio). Negar turbias relaciones comerciales desde un medio de comunicación (¿?) con turbias relaciones es una situación que nos parece tan tierna como lamentable.

El programa de Salvados admite mil y una críticas, por supuesto, podríamos enumerar algunas: 1) poca representación de las administraciones sanitarias que son, al fin y al cabo, los que deciden la financiación de los medicamentos, 2)ausencia de las asociaciones de pacientes y sus vínculos con la industria farmacéutica, poca atención a las puertas giratorias que hacen que hoy seas consejero de sanidad y mañana CEO de una empresa farmacéutica..., 3)no estuvieron presentes delante de las cámaras los periodistas sanitarios, responsables de conformar parte del imaginario colectivo en relación con la salud y la medicalización (y la medicamentalización),...

Lo que es inadmisible es que hordas de médicos rebusquen en sus armarios el corporativismo más rancio y apolillado para gritar bien fuerte que "los corruptos son los demás, nunca nosotros". Esta postura que alude a frases como:

  • "Lo que dijo el programa de Salvados ocurria en los años 90, ya no". (curiosamente esto lo dice gente que en los años 90 colaboraba con aquellas técnicas de "mercadotecnia"... y lo hacen sin sonrojarse -y olé-)
  • "Ahora está todo muy legislado y Farmaindustria tiene un código de autorregulación que lo hace inviable". 
  • "Lo que ocurre es que la administración no paga la formación continuada de los médicos y entonces hay que "venderse" a la industria".
  • "A mi me han bajado el sueldo así que tendré que buscarme las cosas por otro lado" (leído en twitter a una médico... ¡pobres pacientes!)
Podríamos decir que existen dos tipos de argumentos; por un lado la huida hacia delante, por el otro la negación.

La huida hacia delante justifica la corrupción médica (sí, es corrupción; lo podemos llamar "corruptelas" para herir menos sensibilidades, como queráis) amparándose en los fallos de las administraciones sanitarias. Esto nos recuerda sospechosamente a la imagen que ya comentamos en este blog y que ilustra la gran capacidad para reconocer la corrupción ajena y la incapacidad para reconocer la propia.


La otra opción es la negación; diciendo que todo es una exageración o diciendo que "eso era antes" y ya no ocurre. Tal vez lo que pasa es que el foco ya no está en gran medida dentro de las consultas de los médicos de familia, sino que ha pasado a los hospitales, a los despachos de los médicos presentes en las comisiones de farmacia... a aquellos lugares donde el control de las administraciones (malignas, que no dejan que la corrupción se lleve a cabo de una manera transparente) es más complicado o ausente. Para confirmar que no todo son imágenes en sepia el British Medical Journal publicó ayer un artículo de título "Los profesionales sanitarios recibieron 40 millones de libras de las compañías farmacéuticas durante el año pasado".

Las formas han cambiado, el fondo y los poderes siguen presentando una conformación similar.

Nosotros siempre nos hemos posicionado firmemente ante la relación de los médicos con la industria farmacéutica y lo seguiremos haciendo. Lo seguiremos haciendo sin insultar, principalmente porque no nos hace falta (sí, y también porque sabemos que llevamos razón, pero hay que parecer humildes y tal).

Corolario: siempre que sale esto a colación Farmaindustria nos recuerda que si se ven irregularidades se deben denunciar...



Así que... ya saben... hay motivos de sobra para saturar a la Unidad de Supervisión Deontológica ;)

3 comentarios:

Paco dijo...


Javier, sólo me referiré al recuadro. Un editorial-no parece el caso- explica valora, juzga y a la vez representa la opinión del medio , pero el carácter anónimo coloca en desventaja al/los aquí nombrados. Gavilán y Laporte como bien describe el anónimo destacan por su categoría, labrada durante años y que para muchos son un referente dentro y fuera de nuestras fronteras. Parece más bien un comentario personal , un artículo periodístico , carte blanche, conviene por tanto no denostar sin dar la cara. No pasa nada, muchos comentarios se han hecho en twitter, con nombre y apellidos, y de sus críticas o elogios también se aprende.
Nuestro anónimo dirá.

Un saludo,
Paco

Estefania Gonzalez dijo...

Lo mio es de Socorro.
Desahuciaron los médicos en el PACTO DE SANGRE a mi padre por ser francés y lo mataron.
Y a mi a los 6 años, con lo cual me erradicaron de mi lugar de origen, dejandome a manos de los violadores-pederastas, asesinos y ladrones. Crearon el olvido de lo ocurrido en mi Infancia.
He denunciado el año pasado el Asesinato de mi padre y me han dicho que QUIEREN HACER COMO CON ÉL.
PRETENDEN QUE EJERZA DE VÍCTIMA. Estoy hasta el más allá ya que soy Enfermera y los tengo que aguantar hasta con booling incluido y pretender inhabilitarme a mis 60 años.
Los médicos pretenden que la tierra tape TODAS LAS ABERRACIONES QUE HAN HECHO, así que tengo que morirme para darles gusto.

Estefania Gonzalez dijo...

¿Como puedo conseguir ese informe de Desahucio médico de mi persona a los 6 años en 1960?, sé que fue puesto por el mismo que desahució a mi padre en 1957, después de una Consulta médica, en que se negó el llevarlo al Hospital y decidieron de que: "los buenos no podían estar en este mundo y este se ha considerado un Santo por ser gabacho".
Se curaron en salud, porque yo los hubiera denunciado a la primera ocasión, por tanto la han retrasado durante más de medio siglo, dado que instauraron Olvido bajo amenazas de hacer igual que mi progenitor.